Monthly Archives: April 2016

Mientras crecíamos, mi amigo Luis y yo jugábamos futbol juntos en la clase de deportes. Luis era buenísimo; yo no. Estoy seguro de que su altura y su tipo atlético tenían algo que ver con esto. Pero su interés y la cantidad de horas que pasaba practicando, también.

Quizá yo también pude haber sido un buen jugador de futbol si hubiera hecho el esfuerzo. Pero con menos trabajo, de todos modos Luis era mejor que yo. Él tenía algunas ventajas naturales y habilidades que yo no tenía, cuando de deportes se trataba.

mentalidad en crecimiento
No podía competir con Luis en el campo, pero en clase era diferente. Luis y yo, usualmente recibíamos calificaciones parecidas, apuntábamos a los más altos de la clase. Aquí era yo quien tenía la habilidad natural, pero Luis trabajaba duro. En camino a la escuela, yo solía hacerle preguntas de la clase de inglés. Yo ni siquiera tenía que estudiarlo. En una competencia de física, empatamos. El profesor sólo tenía una medalla, se la dio a Luis, porque “se lo había ganado.” Y sí, por su esfuerzo.

La primera vez que escuché lo de mentalidad en crecimiento, me sentí muy emocionado. ¿Énfasis en esfuerzo, resistencia y la capacidad de reponerse del fracaso? Suena como lo que yo no tuve en la escuela, pero que definitivamente quería para mis hijos.

Me fue bien en la escuela, particularmente en matemáticas. Me salté dos grados en esa materia. Una vez fui segundo lugar estatal. Pase tranquilamente por la preparatoria. Tuve un poco de problema en calculo, porque no estudiaba en lo absoluto. Pero después lo entendí y aprendí todo en dos semanas. Me pasaba algo similar con las otras materias. Casi no tenía que estudiar y los trabajos los completaba mucho antes de la fecha de entrega. Sacaba dieses con facilidad.

Y luego llegó la universidad. No tenía ninguna disciplina de estudio. ¿Capacidad para recuperarme del fracaso? El fracaso no estaba en mi vocabulario. Mi inteligencia jamás me había defraudado, pero ahora se requería de más y yo no sabía cómo darlo. Estaba mal preparado. La universidad era dura, para ponerlo de un modo suave. Cuando me gradué, la idea de hacer una maestría, como Luis ya estaba haciendo, ni siquiera cruzaron mi mente.

Pero la mentalidad en crecimiento, esfuerzo, resistencia. Eso era lo que yo necesitaba. Eso era lo que mis hijos necesitaban.

Entre más leía al respecto, más información buscaba. ¿No le digas a tus hijos que son talentosos? Mi padre había intentado eso, y yo no entendía por qué para mí las cosas que eran difíciles para otros estudiantes, resultaban tan fáciles. ¿Valora el esfuerzo? Uno de mis profesores de inglés intentó eso hacerlo conmigo y no me atreví a decirle que mis calificaciones perfectas no tenían nada que ver con el esfuerzo, lo había engañado. Después leí esta cita de Dona Matthews y Joanne Foster:

Uno de los mitos más dañinos, es el de que algunas personas nacen con mayores habilidades intelectuales que otras, y que mantienen esta ventaja de competividad a lo largo de sus vidas. Esta creencia de que algunas personas son listas de nacimiento y otras no, refleja una mentalidad fija. Para una mentalidad en crecimiento, la inteligencia se desarrolla con el tiempo, con oportunidades apropiadas de aprendizaje. La habilidad no es un atributo estático en las personas. De hecho, se desarrolla activamente, con motivación y esfuerzo. Míralo de esta forma, los principios básicos del desarrollo de talentos y habilidades, se aplica a todos los niños, no solo a unos cuantos elegidos.

1200Mentalidad-de-cre

Wow! They didn't understand me at all! Motivation and effort? That wasn't how I succeeded in school. And, from many conversations, I knew that to also be true of other gifted learners.

Uff, no me entendieron para nada. ¿Motivación y esfuerzo? No fue así como obtuve éxito en la escuela. Y por muchas conversaciones, supe que esto era verdad, para muchos otros chicos con habilidades innatas para aprender.

La mentalidad fija reconoce en habilidad, pero falla en ayudar a los estudiantes con habilidades innatas, a desarrollar el trabajo ético y la resistencia necesarios. La mentalidad en crecimiento, enaltece y motiva el esfuerzo pero no reconoce diferencias en habilidades. Es claro que ambas tienen buenos argumentos y ambas tienen fallas. Se necesita algo más, particularmente para los estudiantes en los extremos de la curva.

Lo que se necesita es la mentalidad flexible, incorporar tanto las diferencias en habilidad y el crecimiento a base de esfuerzo. La mentalidad flexible, reconoce que los estudiantes deberían saber cuales son sus talentos y sus carencias y aprender habilidades para expandir su capacidad intelectual. La mentalidad flexible, reconoce que algunos estudiantes no serán profesionales, incluso haciendo un gran esfuerzo y eso los frustrará en la escuela si se les pide que hagan un esfuerzo extra y siguen sacando cincos.

La mentalidad flexible reconoce:

  • Que algunos estudiantes experimentan crecimiento anual sin ningún esfuerzo y que sólo un educador que los rete de dos a cinco años de crecimiento, logrará motivarlos para que ejerciten los músculos de su mente.
  • Que hay estudiantes con más potencial, pero que ese potencial es solo un punto de partida para todos los estudiantes, y todos necesitan desarrollar resistencia y constancia para tener éxito.
  • Como el esfuerzo aplicado es cambiado por los estudiantes con deficiencias y talentos únicos y, que un mismo estudiante puede poseer ambos.
  • Que el éxito de un estudiante es una mezcla de habilidad, interés y esfuerzo.

La mentalidad fija falla al centrarse alrededor de las habilidades de un estudiante, pero no motivar su esfuerzo o crecimiento. La mentalidad creciente, falla al motivar el esfuerzo y lo restringe a un sistema que mueve a los estudiantes a lo largo de los años, basándose en edades y todos son llevados al mismo paso. Necesitamos lo mejor de estas dos mentalidades. La mentalidad flexible, apoya un sistema nuevo, uno que se centra en las habilidades del estudiante y los reta a esforzarse, a que superen obstáculos, y a que sepan recuperarse de los fracasos. Esta es la mentalidad que moverá a la educación hacia delante.